BULLYING «MODA O PROBLEMA»

La normalización del “Bullying” en las instituciones educativas

Bullying, ciberbulling y matoneo son los términos que se escuchan a diario entre padres, alumnos y docentes de las diferentes instituciones educativas tanto distritales como privadas para referirse al acoso escolar.

Ha sido tan trascendental los casos de acoso escolar y las denuncias que se vienen presentando en medios de comunicación por parte de las víctimas y de sus padres, que decidieron romper su silencio, motivo por el cual el Gobierno Nacional aprobó en el 2013 la Ley 1620 del 15 de marzo del mismo año con el fin prevenir la violencia escolar, formando en derechos humanos a los niños, niñas y adolescentes.

El acoso escolar consiste es una serie de conductas negativas que perduran en el tiempo, tales como burlas, ridiculización, maltrato físico, verbal y psicológico que también se pueden dar por medios electrónicos. Este mal llamado juego de niños como muchos padres o educadores lo ven, es el reflejo de la falta de información e incumplimiento de la Ley por parte de colegios y órganos creados para tal fin.

Según la secretaria de educación existen 18 protocolos de Atención Integral a situaciones que afectan la convivencia escolar como lo dan a conocer en un artículo publicado en su página web oficial el 25 de julio del año en curso titulado “ASÍ DEBEN ATENDER LOS COLEGIOS DE BOGOTÁ SITUACIONES QUE AFECTAN LA CONVIVENCIA ESCOLAR” del cual se pone en duda su cumplimiento.

Ya que el manejo que se le da a los casos de violencia escolar en uno de los colegios distritales de la localidad de Engativá, es improcedente por parte de las  â€œorientadoras” y directivas de la institución, que por desconocimiento o negligencia frente a la reglamentación omiten gran parte de los protocolos previstos por la Ley, evadiendo su responsabilidad con sustentaciones como las siguientes:  â€œlos hechos se presentan fuera del colegio” o “las agresiones son motivadas por alguno de los estudiantes” y aconsejan que simplemente “ignoren cuando los molestan”.

Frases que permiten hacer un fuerte llamado de atención y poner en alerta a la Personería Distrital para que investigue estos hechos como lo delega la Ley 1620 en su Art. 26 y también para que se le dé el respectivo cumplimiento al Art. 43 del código de infancia y adolescencia por medio del cual se obliga a los colegios a proteger a los niños, niñas y adolescentes de cualquier clase de maltrato y hacer su respectiva denuncia.

Estas denuncias se pueden realizar en el Centro Especializado Puente Aranda (CESPA), del Instituto colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), ubicado en la calle 12 No. 30-35 en Bogotá, que cuenta con una unidad de la policía de menores o en cualquier sede de la Personería.

Que este llamado de atención sirva para que no esperen a que algo similar ocurra en sus hogares y se informen desde el ámbito legal y educativo de lo que viven los menores al salir de casa o en sus redes sociales, porque el bullying no se puede normalizar y seguir viendo como un juego de niños en el patio de recreo.

 

JUAN PABLO TOLE

abodado asesoria

 

 

Deja un comentario

Arriba