EL CALVARIO DE LOS ARRENDADORES RADIOAMIGA

EL CALVARIO DE LOS ARRENDADORES

La desprotección que sufren algunos propietarios que se deciden a poner en alquiler sus viviendas no tiene límites. Casos como el que se evidencia en referente artículo suministrado por el profesor, son el vivo reflejo de la indefensión a la que se expone una de las partes principales del contrato de arrendamiento: los dueños.

El calvario de esa familia, del referente caso, como lo cuentas sus propietarios. Los cuales decidieron poner en alquiler su vivienda «de toda la vida» para poder pagar la hipoteca, y las mejoras respectivamente de su bien, lo hicieron a través de una inmobiliaria.
Normalmente cualquier propietario siempre ha de tener problemas con sus inquilinos como, por ejemplo, «Primero, empiezan los problemas para pagar. Se retrasan siempre, relata la afectada.
Pero que el inquilino no pague la renta acordada no es el único riesgo que corren los arrendadores. Sus viviendas pueden sufrir todo tipo de destrozos, robos y actos vandálicos, mientras los culpables se libran de pagar los daños.

Cuál sería la sorpresa de los dueños de la vivienda cuando entren en su propiedad y se la encontraron completamente destruida y desvalijada.

Este tema afecta a tantos arrendadores que padecen semejante calvario, la periodista de Séptimo Día entrevistó al ministro de Justicia, Wilson Ruiz. Y su respuesta fue que los jueces estaban desbordados de trabajo y no daban abasto. Pero en el caso que me incumbe el juez, después de proferir la única sentencia posible, retrocedió y se echó más trabajo encima, con lo cual benefició a un inquilino sinvergüenza.

En muchos casos, el propietario acepta que el inquilino devuelva el apartamento, sin que pague los intereses de mora y los costos de abogado. Debido a la crisis, los arrendadores están en el dilema de si reducen o no los requisitos para alquilar sus bienes. Las obligaciones como inquilino son entregar el inmueble en la fecha estipulada en el contrato. La propiedad debe estar “en buen estado de servicio, seguridad y sanidad y poner a su disposición los servicios, cosas o usos conexos y los adicionales convenidos.

Una cosa es retrasarse unos días en el pago del alquiler y otra muy distinta dejar de pagar más de un mes de alquiler, que es el caso que nos ocupa. En una situación como ésta el propietario debe, primero, llamar la atención del inquilino, ya sea por teléfono o por escrito. Si el inquilino no responde, tendrá que volver a reclamarle el pago, pero ya por vía fehaciente, es decir, por medios que supongan una prueba legal: burofax, conducto notarial, o acto de conciliación judicial. Si aun así el inquilino no paga, no queda más remedio que ir a juicio.

Puede reclamar lo que se le debe, o resolver el contrato y solicitar el desahucio por impago, o las dos cosas a la vez. En el caso de que el inquilino sea solvente, reclama lo que te debe. Si no, olvídate de reclamarle las deudas, ya que, además de no cobrar nada, tendrás que hacerte cargo de los gastos por el proceso judicial. Mejor céntrate en resolver el contrato y recuperar el inmueble.

estudiante ugc opinion
Estudiante UGC

ARIEL DAVID VERGARA LOZANO

Deja una respuesta