radio online free radioamiga

GUERRAS DE FÉ

Guerras Religiosas

En palabras del papa Francisco “el mundo está en guerra, pero que esa condición no se origina en las religiones, sino en el dinero y los intereses de poder”. En parte, tiene razón porque los móviles principales del actual conflicto global son de naturaleza económica y de lucha por esferas de influencia.

Pero el pontífice se equivoca al no recocer que en las religiones también existen conflictos de intereses,  porque en el fondo los problemas religiosos en los que varios actores participan son de enfrentamientos contemporáneos, donde se presentan unos fanatismos, sectarismos y dogmatismos de origen religioso que han sido y son parte de la promoción del odio en esta y en otras épocas, y hacen que las religiones sean estructuras de poder y de dinero, mezcladas y sintonizadas con pensamientos radicales y de influencia sobre que religión es portadora de la verdad absoluta.

El tema de las guerras de Religiones es un tema de identidad, debido a que del mismo modo que ocurre con las ideologías y con la política, las religiones se sitúan en los orígenes de diversas formas de violencia, fanatismo y odio. Aunque no parezca, las guerras religiosas tienen que ver con colores, símbolos y banderas que diferencien a cada una de ellas, a tal punto que se hacen comparaciones de que es lo que tiene, o que es lo que le falta a la religión vecina, a que personajes seguir, a que divinidades adorar.

El tema se ha vuelto tan complejo debido a que la Religión-política-economía se han complementado a tal punto de adoctrinar a la mayor comunidad posible, con el fin de hacer de sus doctrinas, la doctrina religiosa nacional del país, Negar esto es darles la espalda a miles de años de historia y a miles de años de evolución del conocimiento donde se ha reconocido la forma mediática que se ha tornado la religión , en la medida que más que una identidad religiosa, el temas de las contradicciones entre las creencias es de un tema de influencia religiosa.

Hay que tener como premisa, que, si el problema de la religión es de identidad, entonces ¿Dónde nace la inclinación fanática y violenta del comportamiento religioso? Se origina en la creencia de que se es portador de una verdad eterna transmitida de generación en generación, por los siglos de los siglos, y respecto a la cual se tiene la misión histórico-universal, encargada por la divinidad, de expandirla en todo el orbe.

Esta idea, esgrimida sin prueba alguna, cumple la función ideológica de disfrazar los intereses económicos y de poder asociados a las organizaciones religiosas. Se trata de una creencia falaz y al mismo tiempo de un motivador psicológico de la violencia, la exclusión, el exclusivismo y el odio.

Cabe preguntar si existe alguna posibilidad de que las sociedades humanas puedan desenvolverse en paz. No digo sin conflictos, sino en paz entendida como ausencia del intento de oprimir, excluir o aniquilar a una persona o a un grupo de personas debido a sus creencias, opiniones, intereses o prácticas de vida (pertenecer a una religión, y ser odiado porque esa religión “no es portadora de verdad”). Una persona, si toma la decisión, puede vivir de tal manera que el fanatismo y el odio sean imposibles. Y esto es la paz, no como horizonte colectivo situado en la lejanía de la historia y del tiempo, sino como acción personal transformadora que no necesita esperar incontables siglos y milenios para realizarse, se puede lograr ahora con solo renunciar a la desequilibrada pretensión de ser dueño de la verdad absoluta. La paz no es una conquista territorial, económica, política, ideológica o militar; no es una negociación, un acuerdo, un objetivo; no es una religión, una Iglesia, un partido político, un Estado, un gobierno o una misión salvadora universal. La paz es usted, es cada persona, cuando vive sin odio ni fanatismo.

estudiante ugc opinion
Estudiante UGC

ARIEL DAVID VERGARA LOZANO

Deja una respuesta