radio online colombia futbol

SIN EL PAN Y SIN EL QUESO…

Creo que todos coincidimos en que no fue ninguna sorpresa la renuncia de Juan Carlos Osorio a la dirección técnica de la selección absoluta de Paraguay. Desde el año pasado cuando arrancó ese proceso, algunos de los integrantes de su grupo de trabajo ofrecieron declaraciones a los medios de comunicación en donde sostenían que Osorio no llegaría a fin de año en ese cargo.

De igual manera circularon varias versiones que ligaban al pereirano con el puesto dejado por Pékerman y él mismo, en muchas de sus ruedas de prensa, se encargó de dejar en claro que a pesar de su compromiso con el equipo guaraní su prioridad siempre sería Colombia. Y no tiene nada de malo aspirar a dirigir el equipo de tu patria, pero tampoco está de más tener un poco de mesura para abordar el tema. El propio José Luis Chilavert, uno de los máximos referentes del fútbol paraguayo, se cansó de acusarlo de trabajar para Paraguay, pero con la mente en Colombia y no le cayó para nada bien que los dos seleccionados quedaran en el mismo grupo de la Copa América de Brasil.

Y ya que hablamos de Brasil debemos recordar que ya en una ocasión, ante una propuesta de la federación mexicana, Osorio no dudó en abandonar al Sao Pablo por dirigir a los manitos rumbo al Mundial. Su paso por el equipo azteca fue bueno, a pesar de las críticas de la prensa de ese país, puesto que se fue con 33 victorias (mucho más del 50%) y logró romper varias rachas jugando de visitante: le ganó a Estados Unidos después de 44 años, a Canadá tras 23 años y a Honduras luego de 22.

No cabe duda de las condiciones de Juan Carlos Osorio como entrenador, pero sí queda en el ambiente un “sinsabor amargo”, como diría el gran ‘Totono’ Grisales, porque a este nivel de grandes seleccionados se espera un poco más de compromiso con la palabra y no la persecución de vanas ilusiones. Osorio se aferró a la ‘promesa’ de un directivo de la federación colombiana y esto le bastó para nublar su norte, trabajar esperando otros horizontes y no respetar la obligación moral que tenía con su empleador natural. Ahora, falta precisar cuáles fueron a ciencia cierta las condiciones en las que firmó con los paraguayos y si era verdad que existía una cláusula que le permitía terminar su contrato si recibía una oferta de la tricolor; en cualquiera de los casos, lamentable que se den este tipo de negociaciones en selecciones nacionales.

Lo único cierto es que Juan Carlos Osorio ya no es más el seleccionador de Paraguay y ya surgen versiones de supuestos coqueteos desde la Premier League. Probablemente así sea y el fútbol inglés resulte un destino ideal para él. Solo el tiempo lo dirá. Por ahora al Profe Osorio solo podemos decirle que a lo hecho pecho y que muchas veces por tratar de hacer más, hacemos menos. Si mi madre lo tuviera en frente no dudaría en decirle: “mijo, se lo dije, por jugar a dos bandas se quedó sin el pan y sin el queso…”

+ RUDO, – CURSI (y en sentido contrario)

Deja un comentario

Arriba