FUTBOL COLOMBIANO

TODOS TENEMOS UN AMOR QUE NOS COMPLICA LA VIDA

“Casi amante, casi amiga, casi loca…”, así arrancaba Guillermo Novelis en 2001 uno de los
temas más populares de su agrupación La Mosca Tsé Tsé. Esas mismas líneas parecen
describir la relación actual de la hinchada de Millonarios con su equipo. Ayer, tras la
eliminación de la Suramericana a manos de su rival de patio se vivió un capítulo más de
esta novela de odios y amores que es la pasión por el fútbol.

Lo primero que hay que decir es que en los 15 minutos iniciales del partido de vuelta se
vivieron más emociones que en los 90 totales del primer encuentro. Antes de la media
hora ya se contaban dos ocasiones de gol por bando y se presagiaba que alguno de los
portadores de los guantes terminaría convirtiéndose en figura. Y a la postre así sucedió. El
fútbol que nos quedaron debiendo en el global de la serie se tradujo en sequía de goles y
la definición se trasladó entonces a la ronda de penales, en donde la eficacia estuvo del
lado de los rojos y ‘Rufay’ Zapata le dio el paso definitivo a su equipo esta vez con los pies
y no con las manos.

Si Santa Fe avanzó a la siguiente ronda, más allá de su efectividad desde los 12 pasos, fue
por ese ADN copero que ha desarrollado en los últimos años y que le permite sortear este
tipo de situaciones, incluso aún en ausencia de fútbol, talento o definición.

Crucemos la cancha y hablemos ahora de los azules. Para Russo, Millonarios quedó
eliminado en la ‘suerte’ de los penales. ¿Suerte? Creo que ya se ha probado que la
definición desde esta vía no tiene nada que ver con la suerte y que a medida que avanza la
tecnología todos los equipos tienen perfectamente estudiado a su rival de turno y
conocen de antemano a qué lado va a ir la pelota dependiendo del cobrador. Creo que
estas declaraciones corresponden más a un entrenador que parece haber perdido el
rumbo, que se nota confuso en sus planteamientos, que se casa con jugadores que no
responden al reto y que se ve bastante dubitativo a la hora de hacer los cambios.

La hinchada lo nota, pero aún tiene comprometido su corazón por el título que el
argentino les regaló ante su eterno rival. Novelis acompaña a esta hinchada con otro
fragmento de la canción: “…y en cuatro, nos amamos, nos odiamos, nos mareamos…”.

Si bien los dos equipos de la capital no andan en su mejor momento y están remando para
clasificar dentro de los ocho en la liga, por lo menos los de Santa Fe ya está en cuartos de
final de una competencia internacional, lo que de por sí les representa un dinero
importante. Millonarios sigue vivo en la Copa Colombia, pero a juzgar por su fútbol y por
el rival de la fase (Once Caldas) se le viene otro episodio de amor y odio que pone a los
hinchas azules en el coro de la canción: “Todos tenemos un amor que nos complica la vida,
todos tenemos un amor que nos rompe el corazón y nos complica la vida…”

Eso es el fútbol, una relación en la que sufrimos, gozamos, amamos y odiamos y en la que
de cuando en cuando también dedicamos canciones…

+ RUDO, – CURSI (y en sentido contrario)

Deja un comentario