venezuela crisis pais

LAS DOS CARAS DE VENEZUELA

Hoy hay un país que tiene dos presidentes, y si, es Venezuela. El primero es Nicolas Maduro, presidente elegido en los comicios electorales que se hicieron el 20 de mayo del 2018 y que el partido de gobierno gano con más de seis millones de votos, en una abstención que llego si al menos en un 46 por ciento, así lo reporto el consejo electoral de Venezuela, quien además dice el opositor Henri Falcón, es una institución partidista y de apoyo del gobierno chavista, a su vez, el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, indicó que esas elecciones no contaron con mínimos estándares de democracia y que además se estudiará las medidas que la Unión Europea pueda adoptar.

Entre tanto, los países amigos del régimen chavista, sí apoyaron las elecciones, como es el caso del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien dijo: “El pueblo venezolano soberano ha triunfado nuevamente”. Por la otra parte, está la unidad opositora, quien es liderada en este momento por Juan Gerardo Guaidó, un ingeniero de 35 años, amigo del entonces encarcelado Leopoldo López, sentenciado a 13 años de prisión y que ahora los cumple en prisión domiciliaria, esté último y Guaidó fundaron el partido “voluntad popular” que le hizo frente al régimen chavista liderado por Nicolas Maduro.

Guaidó quien fue elegido para diputado por el estado de Vargas, se proclamó el pasado 23 de enero como presidente interino o encargado de la Republica de Venezuela, y en su juramentación aseguro que su propósito es cesar la usurpación por parte de Nicolas Maduro, conformar un gobierno de transición y convocar elecciones universales libres; esta acción por parte de la oposición genero unos apoyos bastantes considerables como el del presidente de los EE.UU Donald Trump, quien indicó lo siguiente: “hoy estoy reconociendo al presidente de la Asamblea Nacional  de Venezuela, como presidente interino de Venezuela” a este apoyo de Trump se les unió a esta decisión los presidentes de Colombia, Brasil, Argentina, entre otros. Nadie sabe cómo terminará está confrontación política, pero lo que si sabemos es que este conflicto puede desencadenar en una guerra, en donde, Colombia tiene mucho que perder.

Es una ironía e incoherencia de la vida, que un país como Colombia que esta haciendo su transición a la paz y que conllevó un conflicto interno por años, ahora, deba soportar un campo de batalla ajena a sus intereses, teniendo en cuenta, que las dos potencias bélicas están en contra oposición, Rusia apoyando el régimen chavista y EE. UU apoyando al nuevo presidente interino de la república de Venezuela.

A esta problemática nace el “después de la dictadura” ¿Qué pasará? ¿Será que maduro no se ha dado cuenta que para que una familia venezolana pueda comer de una buena manera, necesita ganar por lo menos 16 salarios mínimos, que sería mas o menos un poco más de 80 millones de bolívares, o ganar 1.000 dólares, y eso convertido en moneda colombiana sería mas o menos 3 millones de pesos? No, él no se da cuenta de ese perjurio que vive nuestros vecinos, en donde si acaso pueden hacerse lo de un salario mínimo mensual, la carne de res es un lujo ahora para los venezolanos y si tienen suerte pueden conseguirse una libra de arroz.

En una ocasión el “comandante” Chávez, en el evento de toma de posesión para ser el presidente de la “República Bolivariana de Venezuela” menospreció y criticó a quien fuere su predecesor el Dr. Rafael Caldera, quien al momento de darle su banda presidencial no se la dejó poner de él, y así fue el mismo rechazo cuando el presidente de salida quiso estrecharle su mano, ignorándolo por considerarlo de la clase corrupta venezolana. Es así, como un gobierno dictador, antidemocrática y burlesco, tiene aguantando de hambre a su pueblo, mientras que un gobierno que era, si, corrupta, desigual y sin equidad, llego a llevar a Venezuela a la cúspide de la economía latinoamericana, además, en ser el primer país sudamericano en vía de desarrollo.

Eso no es una justificación para que un país se eleve de corrupción y desigualdad y así, llevar a un país a los altos estándares de la economía, ya que en esos periodos presidenciales de corrupción se pudo hacer mucho más por el país vecino, sino todo lo contrario, es una crítica al manejo del sistema político y gubernamental latinoamericano, que está fallando y que se debe restructurar, como son los casos de Nicaragua, Salvador, Haití, México, Venezuela, Colombia, Brasil, Paraguay, Chile, Bolivia y Perú. El caso de Venezuela es uno los casos que en la historia latinoamericana se ha vivido y que se ha vuelto a repetir.

Roger Rodríguez Vera

abodado asesoria

Deja un comentario

Arriba