OPINION RADIOAMIGA RADIO ONLINE

¿CÓMO SE LLAMA ESA LEY?

ESTOY MUY PREOCUPADO

Así como lo expresaba Juan Pablo Bieri ex gerente de RTVC “-Estoy muy preocupado ¿Cómo se llama ese muchacho?” en audios publicados por la liga contra el silencio, una alianza de 14 medios la cual se dedica a combatir la censura en Colombia, esto refiriéndose a Santiago Rivas presentador del programa Los Puros Criollos que había criticado fuertemente el proyecto de ley de modernización del sector TIC, también debemos preocuparnos y preguntarnos ¿Qué es la ley TIC?

Pues este proyecto del Gobierno Duque, que fue radicado ante el Congreso de la Republica por medio de la ministra TIC Sylvia Constaín, el pasado 19 de septiembre del 2018 y que fue aplazado su debate para el primer semestre del año en curso, por la controversia que ha generado entre la televisión publica y quienes defienden esta propuesta. Que inicialmente ha sido confusa no solo por su nombre Ley de regulación convergente, ley de convergencia, ley de televisión pública o como la conocen algunos Ley TIC, algunos; Porque otro eje de la discusión fue la maniobra que intento el gobierno queriendo aprobar a “escondidas y de afán” esta ley. Ya que el presidente Duque solicito un trámite de urgencia para el presente proyecto, lo que significa que ya no se discutiría en cuatro debates como se hace normalmente, sino que ahora se haría en dos.

Y como no tramitar esta ley así, pues este proyecto que no solo pretende mejorar la infraestructura y hacer llegar el internet a los lugares mas recónditos del país, como lo quieren hacer ver sus promotores, cuenta con cinco problemas que podrían hacerle mucho daño a la televisión pública. Primero la eliminación de la Autoridad Nacional de Televisión  (ANTV), segundo la creación de un nuevo ente regulador conformado por comisionados que nada tienen que ver con la televisión, tercero los recursos para la TV pública estarían controlados por el gobierno el cual podría exigir el destino y el contenido en el que se puede invertir, cuarto se olvidaron de las plataformas OTT, es decir YouTube y Netflix entre otras, y quinto son las licencias “eternas” que se pretenden entregar a los canales de televisión privada que actualmente son de diez años y con esta ley quedarían en treinta.

Este último problema no siendo el más grave pero si uno de los más controvertidos porque se reduciría los aportes económicos que se hacen por parte de los medios privados a los públicos, ya que los primeros tendrán la opción de hacer sus aportes en especie, es decir con la infraestructura y haciendo posible la llegada de la televisión a las personas con menos recursos, que no es malo pero que si estaría obligando a esta población a ver el contenido que la televisión privada tiene para ofrecerles que sería una televisión llena de publicidad y contenido oficial, o sea propaganda del Gobierno de turno.

Aunque es cierto que la discusión sigue abierta este año, esperemos que estos problemas sean solucionados y el debate se haga a puertas abiertas, incluyendo a los expertos para su análisis como debería ser y sin atropellar a la televisión pública. Teniendo en cuenta que todos los colombianos tenemos derecho a contar con la infraestructura necesaria para acceder a la televisión e internet, pero también a decidir que contenido ver y evitar la censura. Porque solo de internet no vive el hombre.

JUAN PABLO TOLEC

abodado asesoria

Deja un comentario

Arriba