FUTBOL OPINION CRISIS

HASTA QUE LA PLATA NOS SEPARE…

Después de haber caído dos veces consecutivas ante su más enconado rival, y jugando ante su público, el Real Madrid puso fin a su racha de títulos en la Champions League. Durante tres años consecutivos (2016, 2017 y 2018) el equipo merengue fue el rey indiscutido de Europa. Pero como toda racha, buena o mala, siempre suele terminar. Lo que nadie anticipaba es que fuera en casa y con goleada a bordo. Y aunque todavía queda mucha tela por cortar en la liga española, los mismos jugadores blancos consideran que ahí tampoco tienen chance. Es decir que en una semana se quedaron sin liga y sin orejona. ¿Estamos ante el mayor fracaso de los últimos años? Vamos por partes…

Si hacemos un poco de memoria debemos remontarnos justo al día anterior del inicio del mundial de Rusia, cuando Julen Lopetegui, siendo aún entrenador de la selección española, anunció que sería el nuevo DT del Real Madrid. Ese fue el inicio del fin, porque como diría mi madre: “lo que mal empieza mal termina”. A nadie le cayó bien que el señor Florentino Pérez, amo y señor de la Casablanca, se sonsacara al técnico de La Roja en pleno mundial, solo para dar un golpe de opinión tras la salida de Zidane.

Y es que, infortunadamente, esta es una fea práctica que tiene Florentino, inundar el mercado con grandes ofertas. De ahí que sea él uno de los principales responsables de la actual sobrevaloración del mercado futbolero.

Como ya se podía presagiar la llegada de Lopetegui fue un total fracaso y nunca gozó del respaldo del plantel ni de la hinchada (y en cambio que falta le hizo a España en Rusia).  Dirigió tan solo 14 partidos de los cuales perdió 6. Una cifra a la que el Real Madrid no está acostumbrado y menos si tenemos en cuenta las condiciones en las que llegó el vasco.

Para ser honestos no era fácil reemplazar a Zidane, no solo por el significado del campeón francés en el Bernabéu sino porque era una tarea titánica el poder igualar el número de trofeos que le entregó al merengue. A esto se le debe sumar la salida de su máxima figura, goleador y estandarte del mercadeo, Cristiano Ronaldo. Cuando el portugués abandonó la Casablanca surgió el interrogante de quién perdía más, si el club o el jugador. Hoy no cabe ninguna duda.

Y es que tras la salida de CR7 Florentino no lo supo reemplazar. Trajo como gran nombre a Thibaut Courtois solo por presionar el mercado, pues tenía en su portería un arquero que le había hecho ganar muchos títulos.

En este punto a Florentino solo le queda traer uno de estos nombres: Hazard, Kane, Neymar o Mbappé. O a los cuatro. Traer además un entrenador de categoría, que una y no divida, y demostrar que el equipo más poderoso del mundo sabe invertir (más allá de las ilusiones del nuevo estadio); que las inversiones le traerán alegría a la hinchada y que el dinero que les sobra será un motivo de celebración (de títulos) antes que una causa de separación…

+ RUDO, – CURSI (y en sentido contrario)

Deja un comentario

Arriba